Los Reds y Rodgers. Un viaje accidentado que debe mejorar

Brendan Rodgers (26/01/1973, Carnlough - Irlanda del Norte), manager del Liverpool FC

Brendan Rodgers llegó al Liverpool en el verano de 2012 con las credenciales de haber ascendido al Swansea City y firmar un 9º puesto en su primer año compitiendo en la Premier League, practicando además un buen juego que se llegó a comparar, salvando las distancias, con el juego practicado por el FC Barcelona de Pep Guardiola, llegándose a denominar en los medios al equipo de la segunda ciudad más importante de Gales como “Swanselona”.

Con la difícil tarea de ser el sustituto de una leyenda Red como Kenny Dalglish, destituido por los malos resultados de la pasada temporada, el Liverpool firmaba así a uno de los entrenadores con mayor proyección en el fútbol británico y apostaba por el buen trato del balón con la firma del nuevo técnico. Nada más aterrizar, el manager norirlandés tuvo la misión de construir la plantilla en función de su idea adquirida para jugar al fútbol, normalmente un 1-4-3-3 ofensivo o defensivo y con variantes dependiendo del partido y el rival. Línea clásica de cuatro en defensa con dos laterales de proyección ofensiva, un pivote defensivo por delante de la defensa junto a dos interiores de perfil más ofensivo y arriba dos extremos pegados a las bandas con un delantero centro o 9 como referencia. Tras firmar a dos de sus ex, Borini y Joe Allen por un precio considerable, llegaron Nuri Sahin, Aquilani y Joe Cole (el primero cedido y los otros regresando de una cesión). Para dar cabida a dichos fichajes, Rodgers tuvo que desprenderse de otros jugadores y firmó el traspaso de Kuyt, Aquilani, Charlie Adam, Bellamy y Maxi Rodriguez y dio salida como cedidos a Andy Carroll y Spearing. Las salidas de Adam y sobre todo la de Carroll, en el último día del mercado de fichajes fueron muy criticadas por los medios y aficionados del conjunto Red. El equipo se quedaba sin su delantero centro y lo que es peor, ya no había tiempo para encontrar un sustituto. Rodgers confirmaría más adelante que no hubiera dejado marchar a Carroll sin un recambio de garantías. Aún con el manager delegando errores, esta mala operación fue el primer fallo del Liverpool y su entrenador. El mercado de fichajes se cerró y el equipo se veía obligado a tirar para adelante sin el 9 de referencia básico en el planteamiento del entrenador y con sólo dos delanteros en la plantilla, Borini (que también actúa de 9 pero no es una clara referencia como Carroll) y Luis Suárez (quien actúa mejor como segundo delantero como apoyo de un punta).

El Liverpool comenzó la temporada con resultados negativos y con mal juego y encadenó 5 jornadas sin conocer la victoria con 3 derrotas y 3 empates. Los fichajes no lograban adaptarse y a pesar de tener casi todos un hueco en el once, tan sólo Borini se ajustaba al rendimiento esperado. Joe Allen no lograba responder a las expectativas sustituyendo a un Lucas Leiva que se lesionó de nuevo cuando ultimaba su recuperación justo unos días antes del cierre del mercado de fichajes. El manager también probó con Henderson y Shelvey en dicha posición de mediocentro defensivo y Nuri Sahin sólo tenía la cabeza en su Borussia Dortmund. Ninguna de las dos opciones cuajó. Para aumentar la mala suerte Martin Kelly y Glen Johnson, los dos laterales derechos del equipo se lesionaron casi al unísono, provocando que Rodgers tuviera que dar la titularidad a Andre Wisdom, un jovencísimo futbolista de la Academia de Melwood. Para dar una vuelta de tuerca más, Borini también cayó lesionado en el metatarsiano de su pie derecho. Pese a las bajas, el Liverpool pudo aguantar el tipo en un nada sencillo grupo de Europa League, pero en la Premier la cosa iba a ser distinta pues la irregularidad del equipo se acrecentaba partido tras partido. Por momentos los Reds practicaban un buen fútbol y ganaban con comodidad y en otras ocasiones el equipo desaparecía del campo y perdía con estrépito frente a rivales de menor calado incluso en su propio estadio. Las dudas sobre la titularidad de Reina en la portería tras varios fallos, la falta de seguridad y determinación de los dos centrales, Agger y Skrtel, los problemas en el lateral derecho, la añoranza de Lucas por delante de la defensa, el bajo estado de forma del capitán Gerrard, la decepción de Downing y Joe Cole y los problemas en la delantera, donde Luis Suárez vagaba en soledad y a pesar de todo y gracias a su carácter luchador y su gran calidad se bastaba él sólo para ganar partidos, lastraban al equipo. El equipo no lograba asentarse y Rodgers comenzaba a ser discutido, más aún cuando no se lograba ganar en Anfield ante rivales menores o cuando el equipo era incapaz de sumar un buen resultado ante equipos superiores o de nivel similar. Con todos estos problemas, al entrenador norirlandés no le quedó otra que tirar de la cantera.

Sturridge en su primer día como futbolista del Liverpool

Siempre se dice que en momentos de crisis la solución puede estar en la cantera y para sorpresa del técnico, tanto Suso como Sterling, ambos jóvenes futbolistas de la Academia, no sólo no se empequeñecieron al dar el salto al primer equipo sino que se ganaron un hueco en la plantilla y un lugar en el once gracias a sus buenas actuaciones, junto a Wisdom que ya venía apareciendo desde los primeros partidos. Con estas nuevas apariciones, los Reds mejoraron sus resultados y su rendimiento pero el juego, en ocasiones algo pobre y en ocasiones bueno, no era suficiente para ganar partidos debido a falta de personalidad, ambición y sobre todo a la falta de un socio para Luis Suárez. Mientras el equipo recuperaba a Glen Johnson a principios de noviembre y a Lucas Leiva a principios de diciembre, Rodgers esperaba como agua de mayo al “transfer window” del mes de enero y sin más dilación el Liverpool firmó a Sturridge, procedente del Chelsea, para acompañar a Luis Suárez en el ataque. Y el delantero inglés se ha ganado desde el primer día en el que se puso la camiseta Red un puesto en el once. Sturridge ha logrado marcar en sus tres primeros encuentros con los Reds pero el hecho más importante es que con él sobre el campo Luis Suárez se ve liberado y puede jugar algo más retrasado que el delantero inglés, encargado de fijar a la defensa contraria y ser la referencia en ataque, y así poder iniciar sus acciones ofensivas partiendo desde ambas bandas o introduciéndose entre líneas para asociarse con los centrocampistas y con el propio Sturridge, encargado de crear espacios para que el delantero uruguayo los aproveche y haga gala de su efectividad letal en los metros finales.

El Liverpool ha empezado el mes de enero con buen pie ganando tres partidos, los dos de Premier con sendas goleadas en casa y ganando el duelo de FA Cup clasificándose para la 4ª Ronda. Sin embargo el equipo cayó derrotado en Old Trafford en el clásico de la liga inglesa frente al Manchester United en un partido en el que se esperaba mucho más por parte de los de Brendan Rodgers. Y es que el Liverpool salió demasiado temeroso y con mucha cautela en el campo de los Red Devils y con un planteamiento poco atrevido en cuanto a intensidad y agresividad por parte del técnico hacia sus jugadores, además de dejar fuera del once inicial a Sturridge, quien saldría en la segunda mitad para acortar distancias ya que con su salida el juego de los Reds mejoró hasta rozar el empate y hacer que el ManU pidiera la hora. Qué hubiera pasado si Sturridge hubiera salido desde el principio? Nunca lo sabremos, pero lo que está claro es que un equipo de la talla del Liverpool con la historia y el prestigio que acumula en sus espaldas no es de recibo que salga acobardado cuando juega ante su histórico rival o ante equipos de nivel similar o superior.

El Liverpool golea al Norwich por 5-0 en la J22 de la Premier League (19/01/2013)

En definitiva, en mi opinión y tras la mala suerte con las lesiones al principio de la temporada y el error de dejar fuera a Carroll, o prescindir de un mediocentro ofensivo como Charlie Adam tras haber realizado una buena pretemporada y no saber como responderían los nuevos fichajes, Brendan Rodgers ha conseguido que por momentos el Liverpool juegue un fútbol vistoso y efectivo tal como hiciera en el Swansea. Para lograrlo se ha tenido que ayudar de la cantera que ha respondido perfectamente cuando han venido mal dadas, los lesionados que regresaron tras recuperarse, la llegada de Sturridge ha sido (y será) vital, y ha sabido rehabilitar a algunos jugadores que no estaban respondiendo a las expectativas, como Jordan Henderson o Stewart Downing, que parece que han logrado dar un paso adelante. Sin embargo en el debe del técnico queda poder recuperar el mejor nivel de Joe Allen, que no está ofreciendo el rendimiento que tuvo en el Swansea con el mismo manager, mejorar a los defensas centrales, aunque la verdad creo que Agger y Skrtel han llegado a su tope y no pueden dar más de sí estando algo sobrevalorados, y sobre todo mejorar los resultados del equipo para conseguir más regularidad y lo más importante, competir de tú a tú frente a los equipos del mismo nivel o de nivel superior, puesto que el Liverpool no ha logrado vencer a ningún equipo de los actuales diez primeros clasificados en la tabla, una estadística demoledora que confronta con el objetivo de los Reds de llegar a los puestos que dan acceso a competición europea. Si Rodgers logra todo eso ahora que por fin el juego del equipo y los resultados arrojan algo de luz en el camino, el Liverpool alcanzará su objetivo, por el contrario la temporada será un fracaso y su continuidad al frente del equipo quedará en entredicho.

Publicado también por mi en: www.futbolbritanico.com

Acerca de ivanbasten 599 Articles
Entrenador ⚽ en @AtletiAcademia Editor, #Scouting y Análisis Táctico en @estoesatleti Informático, #Atleti #LFC #MTB #Rallyes Disfrutar de los pequeños detalles

1 Comment

  1. Magnífica descripción y abundar en que el técnico del Liverpool debe estar a la altura del club y Brendan Rodgers debe, por tanto, jugar a grande, no a pequeño. Y tiene base para construir un equipo mejor; sin duda. Ojalá lo consiga.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.