Scouting: Así juega el FC Barcelona

SCOUTING. Como viene siendo habitual en la Champions League, en Esto Es Atleti hemos realizado un análisis táctico del próximo rival del Atleti. Debido a que el juego del Barça es de sobra conocido por todo el mundo, esta vez no ilustraremos este post con un vídeo-análisis, pero sí os dejaremos las principales nociones tácticas y los posibles puntos débiles del conjunto dirigido por Luis Enrique.

Partiendo del sistema 1-4-3-3, que instaurará el desafortunadamente recientemente fallecido Johan Cruyff (valga nuestro pésame para toda la familia culé desde estas líneas) cuando cogió las riendas del primer equipo azulgrana, el FC Barcelona tiene como filosofía de base tener el balón más que el rival. Esta forma de jugar ha facilitado innumerables éxitos al Barça en los últimos años posibilitando auparles a la cima del fútbol mundial, tanto por títulos como por juego, con un modelo basado en mezclar futbolistas formados en la cantera -la prolífica Masía- y tres o cuatro cracks del fútbol mundial.

No obstante, el actual equipo de Luis Enrique además de manejar a la perfección los conceptos de la filosofía azulgrana, ha sabido adaptar su sistema a los jugadores que componen la plantilla actual. Y es que, además de dominar la posesión en la gran mayoría de los partidos, el entrenador asturiano ha conseguido dar una vuelta de tuerca al equipo para saber manejar también el eficaz arte del contragolpe, gracias a la rapidez técnica y mental y a la efectividad de sus futbolistas, sobre todo de los delanteros de la famosa MSN, Messi, Luis Suárez y Neymar Jr.

Con Ter Stegen en la portería -en la Liga es Claudio Bravo el asiduo entre los tres palos-, la defensa está compuesta por Dani Alves en el lateral derecho, Piqué y Mascherano como defensas centrales y Jordi Alba en el lateral izquierdo. Por delante, Sergio Busquetes actúa como pivote defensivo con Rakitic e Iniesta unos metros más avanzados. Arriba la temida y ya nombrada delantera formada por Messi, Suárez y Neymar. Este es el once de gala reconocible por todos, y al que hay que añadirle las variantes de Mathieu, Vermaelen, Marc Bartra o Adriano en la defensa y los minutos de Arda Turan para dar descanso a Iniesta, así como también el concurso del canterano Sergi Roberto, Munir o Sandro como opciones en el centro del campo y/o en la delantera.

Como ya hemos indicado, el modelo del Barça se basa en la posesión y dominio del balón saliendo con la pelota controlada desde la defensa gracias a la buena salida de balón de Busquets y de los organizadores Rakitic e Iniesta para construir el juego por dentro atrayendo rivales para generar espacios en el centro de las defensas rivales -o apoyándose en Messi que juega con libertad entre líneas en la media punta-, o para atacar por fuera con las subidas y velocidad de los laterales creando superioridad numérica y combinando con una rapidez de asociación excepcionalmente rápida en las inmediaciones del área para que sus delanteros finalicen gracias a su enorme poder de efectividad y calidad, o para aprovechar la llegada al remate de jugadores de la segunda línea, así como también con las diagonales de sus delanteros partiendo desde la banda hacia el centro.

Sin embargo y dependiendo del rival o de las situaciones que se suceden en los partidos, el Barça también domina a la perfección el arte del contragolpe. Por ello, los pupilos de Luis Enrique también se encuentran cómodos a la hora de hacer un pressing intenso al rival para robar -mejor cuanto más cercana sea la zona de robo con respecto a la portería rival- y salir rápido para sorprender al contrario.

En cuanto a las jugadas de estrategia, el Barça tiene unos lanzadores de máxima calidad (Rakitic, Messi e Iniesta por norma general) capaces de poner el balón en el lugar perfecto para que lo rematen los especialistas en el juego aéreo (Piqué, Mathieu, Bartra), o capaces de marcar de lanzamiento directo (Rakitic, Messi, Luis Suárez, Dani Alves o Neymar) si se ejecuta cerca de la portería.

Pocos puntos débiles tiene un equipo que lo ha ganado todo como el FC Barcelona. Pero ningún equipo es perfecto, y hay algunas formas o algunos resquicios por donde se les puede hincar el diente. El primero de ellos consiste en anular su salida limpia de balón -presionando a los laterales y a Sergio Busquets- haciendo pressing intenso en zonas muy adelantadas y forzando a que los defensas centrales pierdan el balón por jugar directo en largo o forzar un error de estos ante el agobio de la presión y la falta de tiempo para pensar y ejecutar. Para ello se necesita una preparación física descomunal, pues no es fácil aguantar así todo el partido y también es clave que las líneas del equipo que lo realiza estén muy juntas y coordinadas, además de estar muy atentas a la hora de tirar la línea del fuera de juego y poder evitar balones directos enviados por el rival a los delanteros -a la espalda de la defensa- que les puedan dejar solos frente al portero.

La segunda manera es defender muy juntos cerca del área y acumular gente por dentro para obligarles a jugar por fuera y cerrar todos los espacios por dentro con el objetivo de robar y salir rápido a la contra para sorprender a la espalda de sus laterales y posibilitar acciones de superioridad numérica con espacios libres. Sin embargo, esto conlleva el peligro de que cualquier error cometido cerca de la propia portería puede significar un gol en contra debido a la calidad diferencial de los delanteros letales del Barça. Además, defender cerca de tu portería implica estar muy alejado de la portería contraria, por lo que montar un contragolpe es complicado si tus jugadores no son demasiado rápidos o porque la distancia a recorrer es demasiado amplia facilitando el repliegue del rival y teniendo que mantener un estado de concentración impecable a parte de un estado físico excepcional durante todo el tiempo de juego. La tercera consiste en rezar y esperar a que los integrantes de la MSN no tengan un buen día, aunque ningún entrenador con un equipo serio y con posibilidades reales de vencerles, como es el caso de Simeone y el Atlético, puede basarse en tan paupérrimo argumento.

Ganar al FC Barcelona -vigente campeón no solo de Champions, si no de todos los títulos- es una tarea muy complicada, sin embargo en el fútbol nada es imposible. El propio Atlético de Madrid se adelantó en el marcador y puso en aprietos al Barça en el último partido disputado en el Camp Nou -aunque finalmente perdió por 2-1-, y el Real Madrid consiguió vencerles 1-2 el pasado fin de semana poniendo en práctica los argumentos explicados en las líneas anteriores (si bien es verdad que la motivación de los culés no parecía estar en se partido al mismo nivel que la de los blancos).

Imágenes: La Liga / BeIN Sports / UEFA

Acerca de ivanbasten 599 Articles
Entrenador ⚽ en @AtletiAcademia Editor, #Scouting y Análisis Táctico en @estoesatleti Informático, #Atleti #LFC #MTB #Rallyes Disfrutar de los pequeños detalles

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.